- Córdoba, Argentina

Populismo contagioso

Opinión - Viernes 3 mayo, 2019


martin-cabecera

 

El Gobierno nacional lanzó su último manotazo de ahogado, y prende velas a todos los santos (y a la cosecha récord) para que le salga bien la movida económica, porque las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina.

 

Durante la gestión de Cristina Fernández, los camiones de “Carne para Todos” o “Lácteos para Todos”, recorrían las rutas del país, y esas acciones fueron tildadas de populistas por “el mejor equipo de los últimos 50 años” que hoy conduce los destinos de la Argentina. La puesta en escena kirchnerista se completaba con Guillermo Moreno en la Secretaría de Comercio Interior, con una pistola sobre el escritorio, presionando a los empresarios para que no subieran los precios en las góndolas de los supermercados. No obstante el 2015 terminó con 30% de inflación.

 

Y Cambiemos, que tanto renegó del populismo, ahora aplica medidas calcadas, porque por segundo año consecutivo la inflación superará el 40%, y terminará en diciembre con un índice de pobreza mayor al que dejó Cristina Fernández.

 

El que está sentado ahora en la Secretaría de Comercio Interior es Dante Sica, y anunció “un pacto de caballeros” con el sector empresario para que durante seis meses no suban el precio de unos 60 productos de la canasta básica y las tarifas de servicios públicos.

 

Pero el congelamiento de precios no fue sorpresivo, y el empresariado aumentó abruptamente los precios y tarifas antes de ponerse en marcha la medida.

 

Como dice el intelectual Jorge Asís, Cambiemos termina practicando kirchnerismo de buenos modales. Entre las últimas medidas anunciadas para reactivar la economía y frenar la inflación figura una que tiene que ver con el mercado de la carne.

 

Los 30 grandes frigoríficos exportadores, nucleados en el Consorcio ABC, prometieron al Gobierno vender 120 mil kilos por semana de asado, vacío y matambre a $149 el kilo (precio final), cortes que están por lo menos $100 pesos más caros al consumidor. Pero el expendio solo será dentro de la feria minorista del Mercado Central de Buenos Aires y en las bocas comerciales de cada uno de los frigoríficos.

 

En Córdoba esa oferta puede conseguirse en Logros de la ciudad de Río Segundo y en el Mercado Norte de la ciudad capital. Parece un chiste, pero no lo es. Es más, la suma de los cortes ofrecidos por los exportadores, unos 480 mil kilos al mes, representa tan solo el 0,24% del mercado local. Parece otro chiste, pero tampoco lo es.

Y si queremos saber cuál es la magnitud de la crisis económica y social, solo tenemos que mirar el consumo interno de la leche, el cual cayó en el primer bimestre del año hasta 183 litros anuales por habitante. Se trata del nivel más bajo desde 2003, cuando cada argentino consumió en promedio 179 litros, ya sea como leche fluida o en su equivalencia en productos lácteos.

 

Esta situación se produjo en el marco de una violenta corrección de los precios de los lácteos, que subieron cerca del 80% respecto de los primeros meses del año pasado luego de la devaluación de casi 100% registrada a lo largo del 2018. Pero también luego de una larga crisis de rentabilidad en la producción lechera, que fue muy semejante a la que se registraba en 2002 y repercutió en la oferta.

 

La actual caída en el consumo de leche, de 3,5% respecto del primer bimestre de 2018, según la OCLA tiene que ver con “la combinación de una menor producción de principios de año

(-8,3% en el primer trimestre), la liquidación de stocks durante 2018, producto de los mayores niveles de exportación (+37% en toneladas) y la necesidad de hacer caja en el mercado doméstico, sumado a una baja en el consumo que recién se hizo importante a finales del año 2018 y principios de 2019”.

 

En ningún momento la OCLA menciona la pérdida del poder adquisitivo de gran parte de la población, debido al ajuste, la recesión, las devaluaciones, la suba del dólar, el cierre de comercios y pymes, y el aumento de la desocupación. Cuando los organismos oficiales omiten parte de la verdad, también es síntoma de populismo. En nuestros país no solo la gripe es contagiosa, también lo es el populismo, lástima que no se previene con una vacuna.



Tags: ,