- Córdoba, Argentina

Mente fría, corazón caliente

Opinión - Jueves 26 noviembre, 2015


martin-cabecera

 

El próximo 10 de diciembre comienza un nuevo ciclo político, económico y social en nuestro país. La dinastía Kirchner ya no estará en la cabina de mando, y este es todo un dato, no solo para nosotros, sino para el mundo.

 

Llegó la hora de corregir un montón de distorsiones productivas y de recuperar cada una de las economías regionales.

 

Alcanzamos situaciones inauditas y tocamos fondo. Por ejemplo, enviar un camión con granos desde la zona de Jesús María a la zona portuaria de Rosario (470 kilómetros) tiene hoy un costo de flete, medido en dólares, superior a un embarque de productos desde la Argentina a China o Japón.

 

La buena noticia de fin de año, es que el maíz se ha vuelto más atractivo que la soja, ya que sería favorecido por las políticas públicas del próximo Gobierno nacional. Un dato, es que el Grupo Río Seco (empresas del centro norte Cba.) había arrancado la campaña con una hipótesis de 30/70 a favor de la soja, y ahora estaría planteando una estrategia 50/50. Y pasando al valor agregado del cereal, si en la provincia de Córdoba se industrializaran un millón de toneladas de maíz más al año, se podrían producir alimentos para 1,2 millones de personas y generar 1200 nuevos puestos de trabajo extra, según reveló la Bolsa de Cereales local en la Segunda Convención de Maíz.

 

La provincia de Córdoba tiene todavía mucho que crecer en este sentido, ya que de las casi 10 millones de toneladas promedio de maíz que produce anualmente, sólo se procesa el 25%. La cifra es baja, en relación con el promedio nacional (43%); y con los principales productores mundiales como EEUU (88%), China (97%), o Brasil (76%).

Por último, debemos tener en cuenta que el sector lácteo es el peor que la está pasando actualmente, y no puede esperar hasta el segundo semestre del 2016 para que se reviertan los precios internacionales.

 

En los últimos cinco años, los seis menores precios pagados por la leche en polvo a nivel mundial se registraron durante 2015. El Gobierno que asumirá en los próximos días, deberá poner de forma urgente las barbas en remojo, para que no se sigan cerrando tambos y perdiendo puestos de trabajo en las principales cuencas tamberas.

 

El Gobierno que se va deja un país dividido y cientos de problemas por resolver. El odio por el sector agropecuario, nunca le permitió visualizar que el campo era un gran aliado. No  pudo ni siquiera cuidar el mantel de la mesa de los argentinos. Ahora que recuperamos el optimismo, debemos tener paciencia, la mente fría y el corazón caliente.



Tags: ,