- Córdoba, Argentina

Los chinos no comen vidrio

Opinión - Martes 30 mayo, 2017


martin-cabecera

 

El Presidente de la Nación, Mauricio Macri, visitó el stand del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) en la SIAL de Shanghai, la feria de alimentación más importante de Oriente.

 

Cabe recordar que producto de las negociaciones durante la gira por China, pronto se ampliará el protocolo sanitario para la exportación de carne enfriada hacia ese país. De acuerdo al informe económico del IPCVA, la República Popular China fue el principal destino para la carne vacuna argentina durante los primeros tres meses de 2017, con aproximadamente 17,9 mil toneladas. En cuanto al valor de las divisas ingresadas, también fue el principal mercado, representando el 25% del total exportado de carne vacuna, seguido por Alemania (21% del total) e Israel (15%).

 

Está claro que la ganadería es uno de los sectores con más proyección dentro del mundo agroindustrial argentino. En este sentido, Córdoba sigue recuperando stock bovino por 5º año consecutivo, se ubica como la tercera provincia ganadera, y de acuerdo con cifras a marzo pasado proporcionadas por el Senasa, la población alcanzó a 4,7 millones de cabezas.  A nivel país, el stock también se encuentra en etapa de recuperación (53,3 millones de cabezas).

 

Por su parte, el mandatario chino Xi Jinping expresó la intención de su país de “importar productos argentinos competitivos con valor agregado para achicar el déficit comercial”, y le reafirmó a Macri que existen “muchas empresas chinas interesadas en invertir en la Argentina”.

 

Hagamos un paréntesis, porque China hace tiempo que aterrizó aquí. La estatal china COFCO se quedó con el 51% de Nidera, una multinacional argentina que ocupa el cuarto lugar en el podio mundial de la producción de granos.

 

A partir de ahora, China cuenta a nivel local con una desarrolladora de semillas que -además de disponer de una red de clientes agropecuarios que utilizan estos productos-, ostenta en el país una estructura de instalaciones y científicos que le permitirán diseñar nuevos transgénicos.

 

Todo esto, sin necesidad de efectuar ensayo alguno en suelo chino. COFCO (Grains and Oils Group Corporation) había adquirido en los últimos años empresas de azúcar en Australia, comercializadoras de granos en Japón y viñedos en Francia y Chile.

 

En 2013, también adquirió Smithfield Foods, la mayor productora de carne de cerdo del mundo, con sede en Chicago. El gigante apuesta a aumentar la oferta agroalimentaria mundial y a multiplicar inversiones. Y se apresta a hacerlo en los dos países a los que ha entregado la llave de su seguridad alimentaria: Brasil y Argentina, convertidos en la gran plataforma de producción de proteínas en el siglo XXI. En paralelo, otras compañías chinas llevan adelante fuertes inversiones en gas, petróleo (Neuquén, Mendoza, Santa Cruz), energía eólica (Bs As) y desarrollo aeroespacial (Neuquén).

 

En conclusión, equilibrar la balanza comercial con el gigante asiático, no será fácil, ni gratis. Y Macri lo sabe, porque su familia hace un rato largo que hace negocios con el mercado asiático.

 

En el ida y vuelta, el sector agropecuario argentino se verá fortalecido. Pero una importación desmedida de cientos de productos, pondrá aún más en jaque la matriz industrial del país. Por ahora, está claro que los chinos no comen vidrio, y se están llevando los mejores bifes.



Tags: ,