- Córdoba, Argentina

La caída de un gigante

Opinión - Miércoles 25 abril, 2018


martin-cabecera

 

SanCor acaba de aprobar en Asamblea Extraordinaria ser parte de una Sociedad Anónima con Adecoagro SA, conformado así una alianza en la cual la cooperativa mantiene el 10% y el grupo inversor el 90%. Creada en 1938, SanCor comenzó con la caseína y la crema para elaborar manteca, y fue creciendo exponencialmente desde Córdoba y Santa Fe, que la vieron nacer.

 

Llegó a ser líder del mercado lácteo argentino, no solo como defensora de los pequeños y medianos productores cooperativizados sino también como una firma argentina que, indirectamente, regulaba el mercado, operando como referente para el resto del sector lácteo.

 

No solo Sancor -con alta capacidad ociosa- sino toda la industria láctea está en crisis y esto incluye a innumerables tambos, a usinas pymes y al otro gran jugador “La Serenísima” que ha cedido su mayoría originaria en manos de otros inversores.

 

La producción láctea no crece desde hace 20 años. De los más de 30.000 tambos que había en los ‘80, actualmente quedan 11.000. Este achicamiento de establecimientos -que se acrecentó en los años K- fue de la mano de la paralización de las plantas procesadoras.

 

Con los precios de corte, la imposición de valores máximos, con la prohibición y el desaliento a las exportaciones utilizando el pretexto de bajar el costo de la canasta familiar, el kirchnerismo provocó una pérdida de ingresos de 60.000 millones al sector lácteo.

 

Actualmente, Argentina solo exporta un 20% de su producción, Uruguay está en el orden del 70% y Nueva Zelanda y Canadá les venden a otras naciones el 95% de la leche que producen.

 

Según economistas de la Universidad Nacional de Córdoba, con el manejo más empresarial que le dará Adecoagro a SanCor habrá una mayor disputa por los precios. La hipótesis de los economistas es que con Adecoagro, SanCor actuará como empresa y no como cooperativa, y que ese modelo implicará más inconvenientes para lograr mejores precios para los tamberos, debido a que los pequeños productores registran “problemas de tecnificación significativos” que no se pueden resolver si es que no tienen “acceso a mejores precios”.

 

En marzo fue de $5,94 el litro el valor pagado al productor, lo que significó un alza interanual del 15%, pero ese precio está entre 20 y 25 centavos debajo de lo reclamado por los tamberos. Para el diputado santafesino Luis Contigiani, ex ministro de la Producción, “La estrategia del Gobierno Nacional es dejar que SanCor vaya desangrándose. Y ha cumplido su objetivo que es privatizar”.

 

Las cooperativas, junto a las mutuales, constituyen hoy un importante subsistema de economía social que cohabita con el sector público y el sector privado.

 

El tiempo nos dirá si fue razonable la solución encontrada por SanCor a través de un fondo de inversión que recibió el guiño del Gobierno macrista que le da siempre crédito a los CEOs, o si era mejor seguir sosteniendo el espíritu cooperativo de sus fundadores mediante una alianza con la neoceolandesa Fonterra.

 

Nada tiene que ver que Adecoagro haya realizado una oferta un poco mejor. Lo que estuvo en puja son dos modelos de gestión, uno solidario dónde el tambero tenía voz y voto, y ahora llega otro donde el productor no podrá quejarse de nada.

 

Lo que está claro es que toda la actividad lechera pierde, ya que desaparece un actor clave para la regulación de precios, un verdadero gigante que supo ser la láctea más grande de Sudamérica.



Tags: ,