- Córdoba, Argentina

El tambo no es un hobby

Opinión - Jueves 26 julio, 2018


martin-cabecera

 

De acuerdo con el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), hoy, con 10.873 establecimientos, hay un 4% menos de tambos que el año pasado. Son unos 453 tambos menos.

 

Del precio final de la leche en góndola los tamberos tienen menos de un 20% de participación, una cifra por debajo del 28,2% en Chile o el 42% en Uruguay.

 

Algunos tamberos van a cobrar este mes un valor cercano a los 7 pesos el litro, pero los productores sostienen que ya deberían estar cerca de los 8 pesos. “La foto es fea, pero la película va a ser buena”, dijo una fuente del Ministerio de Agroindustria.

 

En medio de la crisis de los tamberos, en esa cartera oficial están convencidos que la actual coyuntura tiene una salida, pese a que en este proceso puedan cerrar más tambos.

 

Descartado cualquier mecanismo de intervención, como un precio sostén o un subsidio directo como se hizo en otras oportunidades, en la cartera oficial consideran que puede haber una mejora de precios vía una mayor tracción de las exportaciones luego de la mejora en el tipo de cambio.

 

Por su parte las entidades comienzan a moverse, ya que Coninagro pidió créditos blandos y CRA mejorar el precio.

 

Los tamberos insisten en que si no mejora la situación del sector habrá muchos que quedarán en el camino, porque el precio que reciben hoy por litro está algo más de un peso por debajo de sus costos, y porque entienden que no hay un horizonte claro, que falta una política lechera.

 

El ajuste de maíz y soja golpea fuerte y en el caso de los que alquilan campos en quintales de soja, es dramático.

 

Según un informe de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), el sector tiene un 82% de sus costos en dólares, y los tamberos están perdiendo entre 0,70 y 1,1 pesos por litro producido. Incluso lo productores advirtieron que hoy conviene más alquilar los campos propios para otras actividades (maní) o pasarse a la agricultura, dejando en el camino muchos puestos de trabajo.

 

En  la góndola el precio de la leche se multiplica por cinco, y es el Estado es quien debe ver dónde están las desviaciones; ya que para un kilo de queso se requieren 10 litros de leche ($64 a $70) y se vende a más de $300.

Los funcionarios nacionales deben ponerle cascabeles a los gatos (industria y supermercados)  y bajar la presión fiscal en toda la cadena productiva. El tambo no es un hobby, y debe ser rentable, salvo que les interese la concentración de la lechería en pocas manos, porque hacia eso vamos, mientras el tiempo apremia, y se sigue cerrando un tambo por día.



Tags: ,