- Córdoba, Argentina

El Rey estaba desnudo, y nadie le avisó

Opinión - Martes 3 septiembre, 2019


martin-cabecera

 

Para ponernos en contexto de lo que pasó en este traumático mes de agosto, rescatamos el testimonio del productor y dirigente Juan Domingo Sola -Pte. de la Coop. Las Cañitas (El Tío) y referente de la filial zonal de la FAA-, brindado al noticiero televisivo de la ciudad de Arroyito.

 

“Otra vez la burra al trigo, recién estábamos empezando a salir los tamberos, a recuperar el precio por encima de los 30 centavos de dólar, y la fuerte devaluación nos volvió a poner por debajo del precio esperado y complica la actividad, que ya viene sufriendo la falta de financiamiento y las altas tasas de interés. No es un sálvese quien pueda, pero hay que buscar soluciones, porque tenemos que comprar todos los insumos para la gruesa, la reserva de los silos, y entrando en la primavera que es un momento clave, con la producción en pesos y los insumos en dólares. Con la ganadería pasa algo similar, venía recuperando precio, y ahora da marcha atrás. Por ahí la agricultura se adapta más rápido, los granos van copiando el precio el dólar, el tema es que los productores de esta zona ya comprometieron el 90% de la soja, y tienen que encarar una nueva campaña”.

 

Para muestra basta un botón. Después cada productor y empresario hará su propia evaluación dentro de cada establecimiento, dependiendo de la zona donde esté ubicado,  de la actividad principal que esté llevando adelante, y de la cantidad de hectáreas que trabaje o el número de animales que tenga para ordeñe o cría.

 

En las PASO,  Macri perdió el único encanto que tenía para una buena parte del sector agropecuario y agroindustrial, ser el único que tenía la posibilidad de no permitir el retorno del kirchnerismo, que a priori aparece como más moderado a través de la figura de Alberto Fernández, algo que habrá que comprobar en la práctica en caso de ser elegido como nuevo presidente. Lo que está claro, es que los votos que puede aportar el campo desde la región pampeana, en medio de una cosecha récord, no le alcanza a ningún candidato para erigirse como ganador, cuando venimos de 14 meses de recesión, caída del consumo, pérdida del salario, inflación, aumento de la pobreza e indigencia, tasas de interés irrisorias, falta de crédito, cierre de pymes, y la timba financiera a full. El tejido social detonado en las grandes urbes, y mucha gente desesperanzada, que no ve la luz ni por asomo al final del túnel. “Es la economía, estúpido” fue la frase con la que Bill Clinton le ganó a George Bush (padre).

 

Y la economía es el Talón de Aquiles para el Gobierno, que prometió el mejor equipo de los últimos 50 años, pero que hace agua por todos lados. Incluso, el lunes negro después de las PASO, donde Macri pudo haber frenado el dólar porque tenía reservas para hacerlo, pero decidió seguir jugando a la grieta, al ellos o nosotros, al todo o nada. En política las elecciones no las gana la oposición, la mayoría de las veces las pierde el oficialismo. Y el Gobierno sucumbió porque hizo una pésima lectura de la realidad y la crisis, pensó que la polarización lo beneficiaba, que con el manejo del Big Data todo era pan comido, cuando la política se sigue haciendo en la calle, en los barrios, en el casa por casa.

 

Fantasías, puras fantasías, con encuestadoras que también mintieron, no solo al Gobierno, sino también a los famosos mercados. Las clases medias y bajas castigaron duramente con el voto, hasta sectores del interior bonaerense, relacionados con el campo, también abandonaron a Macri. Solo Córdoba y Capital Federal sostuvieron como dos luces amarillas al Gobierno, ante la inmensidad del mapa celeste. El campo y los dirigentes agropecuarios tendrán que comenzar a entablar una relación más madura con el próximo presidente del país, para no volver a esos viejos recuerdos de la 125, una idea de un tal Lousteau, que ahora juega en el equipo oficialista. La suerte está echada, a simple vista la diferencia de votos parece irreversible para octubre, aún más después de semejante golpe devaluatorio, que siempre golpea primero a los que menos tienen.

 

Lo lamentable era que el Rey estaba desnudo antes de las PASO, pero los bufones de turno solo le dijeron que bien le quedaba ese traje invisible.



Tags: ,