- Córdoba, Argentina

China nos mete en el Top Ten

Opinión - Viernes 2 febrero, 2018


martin-cabecera

 

Y un día volvimos al “top 10″ de exportadores de carne. En dos años la exportación de carne vacuna creció un 57% En 2017 se enviaron afuera de nuestro territorio unas 310 mil toneladas, con un ingreso de divisas de USD 1.284 millones. Lo interesante es que el crecimiento de las exportaciones no fue en desmedro del consumo interno.

 

Prueba de ello es que en el 2015 los argentinos consumimos 59,4 kg per cápita, mientras que en 2017 el consumo fue de 58,5 kg, manteniéndose prácticamente al mismo nivel el consumo de carne vacuna por habitante. Incluso sostenemos un consumo total de 125 kg de carne/habitante, donde la carne de cerdo viene creciendo a un 10% anual.

 

Además, durante 2017 el precio de la carne vacuna al mostrador tuvo un incremento del 14,9%, por debajo de la inflación que trepó hasta el 24,6%. Las medidas implementadas por Guillermo Moreno para defender la mesa de los argentinos, quedaron en el pasado.

La quita de retenciones a la carne, la devolución de reintegros, y la apertura de nuevos mercados mediante la articulación público privada, son las recetas que utilizó el Gobierno nacional, para que la cadena de ganados y carnes arranque de nuevo.

 

China tuvo mucho que ver con esta coyuntura actual. La aprobación de los protocolos sanitarios nos permitirá enviarle a los chinos a partir de mayo, carne bovina enfriada y congelada con y sin hueso, por lo que las exportaciones de carne vacuna aumentarían este año entre un 20% y 25%.

 

No perdamos de vista que China es el principal consumidor mundial de carne congelada sin hueso, mientras que la Unión Europea se constituye como nuestro mayor mercado del producto enfriado de alto valor (cuotas Hilton y 481).

 

Además, China ya era nuestro principal mercado comprador de carne congelada y sin hueso.

El país asiático importa arriba de 1 millón de toneladas de carne vacuna de todo el mundo mientras que el mercado mundial de carne es de unas 10 millones de toneladas. Los chinos hace cuatro años arrancaron con la importación de carne vacuna que no pasara por el puerto de Hong Kong. Primero compraron en Australia, luego en Uruguay, posteriormente en Japón (carne de Kobe), y ahora en nuestro país.

 

El impacto en nuestra cadena de ganados y carnes es sumamente positivo. Los frigoríficos aumentaron 7,6% la faena en 2017, que fue el 2º mejor año de los últimos ocho. Según el USDA sumaremos este año unos 700 mil terneros a nuestro stock bovino (4tos en el mundo) para superar la barrera de las 54 millones de cabezas. Y de los 9 mercados que concentran el 70% de las importaciones de carne bovina, solo nos resta ingresar a EEUU, Corea del Sur y Japón.

 

Según los europeos, la carne argentina es la mejor del mundo. Y no se equivocan. Hay calidad en un osobuco que va a China y en un bife Premium que llega a Francia.

 

La ganadería volvió para quedarse, y si actuamos con inteligencia, podremos seguir produciendo y exportando mucho más. Y el consumo interno se sostendrá, en la medida que las subas en el mostrador vayan por debajo de la inflación que sigue comiendo los bolsillos.



Tags: ,