- Córdoba, Argentina

SINSACATE – Dpto. Totoral

NAG pone foco en la responsabilidad social comunitaria

Negocios - Martes 4 junio, 2019


Mayra Arena y Martín Maldonado junto a integrantes de NAG y sponsors de la jornada.

Mayra Arena y Martín Maldonado junto a integrantes de NAG y sponsors de la jornada.

Con la presencia de un centenar de asistentes arrancó un nuevo ciclo de conferencias donde se abordan temas económicos, sociales, políticos y ambientales. Mayra Arena y Martín Maldonado hablaron sobre el flagelo de la pobreza, y cómo impacta en la sociedad.

 

NAG Negocios Agropecuarios es una compañía innovadora, conformada por La Campiña SA (integración vertical agrícola ganadera); TodoCampo (agroveterinaria); Andares Equitación; Lucero Transporte y Logística; Mercado de Hacienda (consignataria); Don Pedro (carne de cerdo Premium); Proyectos LG (inmobiliaria); VisRed (seguros); Negocios de Granos (corretaje).

 

El pasado sábado 26 de abril por la tarde realizó en su sede de Ruta 9 km 757, una conferencia que apuntó a conocer qué tienen en la cabeza los que son pobres, y qué tienen en la cabeza los que no son pobres,  donde disertaron Mayra Arena -conocida por su participación en TEDx-, y el politólogo e investigador del Conicet, Martín Maldonado. La jornada fue respaldada también por el Estudio Gatica Dana Actis, la Municipalidad de Jesús Maria, la Municipalidad de Sinsacate; y UNA imagen agro, urbana y ong.

 

Reflexiones en torno a la pobreza estructural

 

“En la política latinoamericana los culpables y los utilizados siempre somos los pobres”, dice irónicamente Mayra Arena, estudiante de Ciencias Políticas, autora de un relato personal sobre la pobreza que se hizo viral. ¿Cómo ve la vinculación que suele hacerse entre desigualdad y delincuencia? ¿Por qué la sociedad no trata igual a todos los pobres? ¿Por qué en los barrios pobres adoptan el lenguaje tumbero? Mayra Arena cree que los pobres están acostumbrados a que la pobreza sea la única realidad, recalcando que “cuando uno nace en un determinado contexto todo aquello que va viendo va moldeando su mentalidad”, adoptando así “la pobreza como forma de vida”. Sobre ello, advierte: “La gente muchas veces no entiende por qué el pobre no está planificando algo para dejar de ser pobre”.

 

La historia de Arena se hizo conocida cuando brindó una charla dentro del ciclo de conferencias TEDx en su país, donde relató algunas vivencias personales bajo condiciones de precariedad. El título de su exposición era: ‘¿Qué tienen los pobres en la cabeza?’, y tuvo una gran respuesta del público. Al instante, el video de aquella jornada, donde explica cómo se vive la pobreza y la exclusión social, se viralizó en las redes sociales. Luego, el Gobierno de Mauricio Macri le ofreció “un cargo importante”, pero no lo aceptó: “Hay mucha gente capacitada que puede aportar, yo todavía estoy estudiando. Además, sentí que me ofrecieron un puesto para callarme, más que para cambiar la realidad”.

 

Para explicar cómo fue su infancia, aquel día del TEDx la entrevistada relató que nunca había visto un baño: “Fue muy fuerte contarlo, porque nunca lo había hecho”, comentó. Al mismo tiempo, añadió: “Muchos no lo tuvimos, y aprendimos a usar el baño de grandes”. Sobre aquel recuerdo, repasa que hasta los 9 ó 10 años jamás había visto un inodoro, un bidé o una bañera: “Para mí era de multimillonaria”. Cuando vio un baño de familia por primera vez, en la casa de una amiga, orinó sobre el bidé.

 

Según Arena, su relato tuvo mucho impacto porque “se trata de un pobre hablando en primera persona y hay empatía con el que se parece a nosotros”. Así, el razonamiento del espectador podría ser: “Ese pobre puedo ser yo”, expresó Mayra y reflexionó: “No es casualidad que yo sea blanca y la charla haya impactado”. Su capacidad de oratoria también fue un bastión clave para conectar con el público, porque “en las villas el lenguaje tiende a ser más ‘tumbero’ —jerga carcelaria—”.  No obstante, aclaró: “Pero no porque hayamos estado todos presos, sino porque los referentes culturales sí lo estuvieron”.

 

Asimismo, Arena contó que los pobres que despiertan mayor conciencia social en el resto de la población suelen ser los niños y los ancianos, por su condición de vulnerabilidad. “Los adultos no importan”, comenta. Por otro lado, cuestiona el hecho de vincular la pobreza con la delincuencia: “Acá, delincuentes hay de todas las clases, igual que en todos los países. Pero si vas a una cárcel, son todos pobres”. Sin embargo, agregó: “Existe un nivel de desesperación que puede volcarte en el delito, pero no tiene que ver estrictamente con la pobreza”.

 

Desde un punto de vista político, Mayra no cree que haya una manipulación de los pobres por parte de la clase dirigente, sino que “eso ocurre con todas las clases sociales”. Y más en detalle, criticó: “Cuando en América Latina se prometen mejoras económicas, muchas veces se nos culpa a los pobres de ser los engañados, pero cuando engañan a la clase media nadie se la agarra con ellos”. Para concluir, consideró que “si sube el bienestar de las clases populares, aumenta el bienestar general”.

 

La verdadera batalla cultural

 

Para Mayra Arena “los medios de comunicación tienen el rol de hacer que aquel que no está bien informado mire para dónde el poder no quiere que mire, y le preste atención a aquellas cosas que no van a atentar contra el poder real.” También hace referencia a la situación de los jóvenes que quedan  presos del sistema: “El alquiler es el mecanismo de empobrecimiento más efectivo. Los jóvenes que alquilan dejan todos los meses el 50 por ciento de su sueldo o más en alquilar. No les queda nada más con lo que pagan en servicios para vivir”. Pero el foco la bonaerense lo pone en la batalla cultural. “Hay una clase que no es rica, que es como nosotros, pero que se identifica más con los ricos, y que le encanta proteger a los ricos. Esa clase es una guardiana del poder real. Cuidan el poder real económico, les molesta que haya un gobierno que distribuye hacia abajo. No se identifican con lo que son trabajadores, por lo general asalariados, sino con la patronal. Esto hace que culturalmente el rechazo hacia el pobre siga vigente siempre. Porque no es una cuestión económica, es una cuestión cultural”.



Tags: ,