- Córdoba, Argentina

ESPACIO INSTITUCIONAL

La opinión de CAPROLEC: ¿Y si nos permiten errar una?

Mercado Lechero - Viernes 29 septiembre, 2017


tambo

 

Mirando números y estadísticas veremos que los que producimos la materia prima para la elaboración de los productos lácteos (PRODUCTORES), somos los que no erramos ninguna.  Si no es la falta de lluvias, son  los excesos hídricos y las inundaciones en miles de hectáreas productivas de las diferentes cuencas tamberas.

 

Y si baja el precio internacional de los lácteos, complicando al exiguo 20/25 por ciento que se exporta de productos elaborados, el problema es la leche, y las industrias se encargan rápidamente de bajar el precio al ciento por ciento de la materia prima que compran en tranquera.

 

Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando la ecuación es a la inversa, o sea, cuando sube el precio internacional de los lácteos. Y ahora, con la caída del consumo interno que se viene dando en el último año y medio,  las empresas compradoras no compiten entre ellas, y planchan el precio.

 

Todas estas variables son conocidas y apechugadas históricamente por los productores con la lógica réplica en las economías de los pueblos del interior profundo.

 

A lo anterior, le tenemos que sumar la suba sustancial de costos sufrida como consecuencia de las decisiones económicas de devaluación, más el incremento en el precio por la quita de retenciones al principal insumo de alimentación (Maíz), tomadas hace tiempo y sin tener ninguna red de contención para el sector.

 

Entonces veamos las consecuencias, expresadas en  las estadísticas oficiales del Ministerio de Agroindustria, que publica la Subsecretaría de Lechería según los trabajos del OCLA. Estas indican la salida de la actividad del 8 por ciento, o sea 800 productores, solo en lo que va del 2017.  Lo que deja más en claro los resultados de las políticas implementadas a las que hacemos referencia.

 

Esto es conocido para nosotros, ya que  podemos trazar un paralelismo con las políticas económicas similares aplicadas en el período 1989/2002, donde dejaron la actividad productiva primaria lechera -según estadísticas oficiales-, un porcentaje similar de productores.

 

Aunque reconocemos abiertamente que la producción no se contrajo, contradiciendo nuestra postura de tener leche pero con productores, por el contrario, en el año 1999 tuvimos record de producción. No haber tenido ninguna planificación nos llevó a una gran crisis y un colapso total, del que HOY tampoco estamos exentos.    Ante este panorama actual, volvemos a escuchar gurúes que nos dicen que lo que nos pasa es porque no somos lo suficientemente eficientes, porque no ajustamos costos,  porque no nos adaptamos a los requerimientos de los mercados, etc., etc.

 

¿Y qué nos proponen?  Más de lo mismo.  Nos ofrecen desde el Gobierno nacional un plan estratégico para el 2025, con la anuencia de algunos sectores de la Industria.

 

Ya lo dijimos en notas anteriores, necesitamos señales YA. El 2025 está muy lejos, salvo que se busque engrosar las elocuentes estadísticas mostradas, con más desapariciones de productores.

 

Venimos repitiendo hasta el hartazgo y desde hace años, que se necesitan reglas claras para producir, un MARCO REGULATORIO,  conociendo de antemano cuanta leche hacemos  para el mercado interno, y cuánta podremos colocar con productos elaborados en el mercado externo.

 

Dejen de hacernos creer que la culpa es siempre nuestra, y planifiquemos en serio la lechería, ya que en este camino solo logramos que cada vez haya menos productores. Al menos, permítannos ERRAR UNA.



Tags: ,