- Córdoba, Argentina

SINSACATE – Dpto. Totoral

Para el garbanzo cordobés, un tropezón no es caída

Agro - Miércoles 31 enero, 2018


“El garbanzo es un cultivo que vino para quedarse” indicó Strasorier.

“El garbanzo es un cultivo que vino para quedarse” indicó Strasorier.

 

Las fuertes heladas del 2017 redujeron notablemente la producción de este cultivo especial en el centro norte provincial. Desde Cereales Viel confían en la recuperación, ya que los números siguen siendo positivos y hay demanda en los mercados europeo y asiático.

 

Argentina es uno de los principales productores mundiales de garbanzo Kabuli y el centro norte de Córdoba es la región de la que sale la mayor parte de la producción nacional. En el 2016 el cultivo de invierno había ocupado unas 55 mil hectáreas, y con rindes promedio de 25 quintales la cosecha alcanzó el récord de 140 mil toneladas. Por ende el panorama era más que atractivo para el 2017, pero el clima le jugó una mala pasada a las 65 mil hectáreas, ya que según datos de la Bolsa de Cereales de Córdoba, se recolectaron en total unas 48 mil toneladas, con un rinde promedio de 13,3 quintales. Las heladas de junio y julio generaron en distintas zonas del centro norte cordobés una numerosa perdida de área sembrada, cerca del 43% de los lotes (28 mil has) quedaron descartados para continuar el ciclo del cultivo, como así también afectaron significativamente a las plantas que quedaron en pie. Esto se ve reflejado en el rendimiento promedio que fue la mitad de lo obtenido en la anterior campaña y el más bajo de las últimas seis campañas, siendo el departamento más afectado en cuanto a reducción de rendimiento, Río Primero.

 

Viel a la vanguardia

 

Emplazada en la Ruta Nacional 9 Norte, Cereales Viel es una de las firmas que viene haciendo foco en el garbanzo, por eso implementa un novedoso convenio con los productores, que le permitió sembrar 3000 hectáreas en la zona de Pie de Sierras, Sinsacate, Totoral, Montecristo, Río Primero, hasta El Tío y Arroyito en el este cordobés.

 

“Para nosotros se sembraron un poco menos de hectáreas y estimamos que la cosecha final estuvo un poco más arriba de 50 mil tns, lo que está claro es que la heladas afectaron el centro este de Córdoba, por lo que hubo disminución de rendimientos respecto al año pasado, y en nuestra área de trabajo el promedio fue de unos 16 quintales”, apuntó el Ing. Ag. Fernando Strasorier, representante comercial de Viel.

 

En el arranque del ciclo comercial, la menor oferta de garbanzo, subió los precios, por eso algunos lotes puntuales que se cosecharon antes de noviembre en nuestro país, pudieron exportarse por encima de los 1.200 dólares por tonelada.

 

“En octubre teníamos un panorama de precios internacionales que no es el mismo en la actualidad, ya que el precio fue a la baja. El número sigue siendo positivo si el garbanzo se estabiliza en 450 Dólares/Tonelada,  incluso respecto al trigo, teniendo en cuenta que los gastos totales del productor alcanzan los 1000 kg/ha (10 quintales). Cuando empezamos a cosechar a principios de noviembre bajaron los precios de una forma considerable, no obstante, el precio que tiene hoy es un valor normal para el garbanzo”, señaló Strasorier.

 

En el verano pasado habían pasado por la planta de Viel unas 9 mil tns de garbanzo rumbo a distintos mercados. “Este año nos habíamos planteado procesar unas 10 mil tns, pero viendo los rendimientos que se dieron, con suerte llegaremos a unas 7 mil tns, explicó el agrónomo, y agregó: “Comercialmente hay exigencia en las calidades por parte de los compradores, por lo que tuvimos que abrir otros mercados como Israel, Turquía, Líbano, y los granos de mayor calidad van para España, Italia, Portugal”.

 

Cereales Viel tiene la habilitación de Aduana, y eso acelera todo el proceso, que arranca en la compra al productor que está o no en convenio con la empresa, sigue con la cotización  y carga en contenedores, pasando por el consolidado con Aduana y SENASA, para que el producto salga precintado hacia el Puerto de Buenos Aires, y se cargue directamente en los buques.

“Incorporamos una calibradora con el doble de capacidad que la teníamos anteriormente, que procesa 150 Tns. por día, con una capacidad de carga de 20 a 30 contenedores por semana. Esto nos permite ser bastante fluidos en la compra, la descarga y la venta. El garbanzo sale hacia puerto con bolsa de Cereales Viel”, comentó el técnico.

 

Cabe recalcar que en octubre pasado Cereales Viel participó en la feria ANUGA (Colonia, Alemania), y este año estarán presentes en la SIAL de París (Francia).

 

Para Strasorier el panorama sigue siendo más que alentador para el garbanzo en Córdoba: “El garbanzo es un cultivo que vino para quedarse, va creciendo en superficie, en 2017 el clima nos jugó una mala pasada, por lo que este año el productor va a tomar otras decisiones de manejo, tomará lotes que no tengan tanta cobertura, buscará una fecha de siembra más anticipada, y con los precios normales si tiene un rendimiento de 2000/2500 Kg/Ha., seguirá sacando como mínimo unos 800 dólares por hectárea, que es un muy buen número. Hay que tener en cuenta que partimos de un año complicado, porque los lotes se van a desocupar tarde, deberemos tener unos 180 mm a 2 mts de profundidad para asegurar una producción de 1200 Kg/Ha. y la ventana de siembra llegará hasta el 15 de junio. Vamos a salir a ofrecer convenios de producción para que el productor se quede tranquilo que vamos a tomarle la mercadería, más allá de la calidad final. Tampoco nos olvidemos que el garbanzo fija nitrógeno, y que es un buen antecesor de un maíz de segunda, y que la rotación óptima es soja-garbanzo-maíz”.



Tags: ,