- Córdoba, Argentina

MORTEROS – Dpto. San Justo

Histórico: El primer tambo robotizado del país ya funciona a pleno

Agro - Lunes 2 octubre, 2017


Norberto Garrone (en el centro) de la firma FNG es escoltado por la familia Fornasero de Estab. “El Zurdo”. Los primeros dos robots DeLaval de ordeño voluntario en el país, ya funcionan en Col. Dos Hermanos.

Norberto Garrone (en el centro) de la firma FNG es escoltado por la familia Fornasero de Estab. “El Zurdo”. Los primeros dos robots DeLaval de ordeño voluntario en el país, ya funcionan en Col. Dos Hermanos.

 

La mega inversión fue realizada por el productor Oscar Fornasero y su familia, quienes llevan adelante el Establecimiento “El Zurdo”, ubicado en Colonia Dos Hermanos.

 

Establecimiento “El Zurdo” de Oscar Fornasero y familia, está ubicado unos pocos kilómetros al noroeste de la ciudad de Morteros, casi pegado al límite interprovincial Córdoba – Santa Fe, puntualmente en Colonia Dos Hermanos, corazón de la cuenca lechera más importante de Sudamérica. La empresa tiene 430 vacas en ordeñe, y produce unos 10 mil litros de leche/día.

Nuestro periódico fue invitado especialmente por la firma FNG (Porteña), que comanda el empresario industrial Norberto Garrone, para recorrer la totalidad del emprendimiento tambero, en el primer día que arrancó el ordeñe automático a cargo de los dos robots DeLaval, importados desde Suecia.

 

El complejo equipo modifica totalmente las formas tradicionales dentro de los establecimientos tamberos, donde lo usual es reunir las vacas dos veces al día para ordeñarlas, ya sea manualmente o mediante equipos succionadores. Con la llegada de los robots se prescinde por completo de la intervención humana: las vacas eligen “voluntariamente” el momento en que van a ser ordeñadas y un aceitado sistema de sensores es el que se ocupa del resto. Este tambo robótico opera bajo un esquema de pastoreo de alfalfa y corrales de alimentación. Una vez que las vacas arriban, deambulan por puertas inteligentes y, en función de ciertas decisiones técnicas, derivan al ordeño o a otras áreas, sea pastoreo o suministro de raciones.

 

Cada robot mide la producción, entrega alimentos y hasta detecta problemas de mastitis, aunque lo principal es el ordeñe. A través de un brazo hidráulico, se ocupa de manera mecánica de lavar los pezones, colocar las pezoneras, retirarlas una vez terminado el proceso y desinfectar las ubres, todo gracias a una cámara y un láser que identifica las ubres.

va foto robots epígrafe: Los dos robots en plena tarea de ordeño voluntario.

 

Apasionados por el tambo

 

La familia Fornasero es gente de campo adentro, muy sencilla,  amable y apasionada por su trabajo. Interrumpieron una hora sus tareas para poder mostrarle a tres medios de comunicación, las modernas instalaciones que albergan los dos robots de ordeño. El productor Oscar Fornasero, dejó que su hijo Daniel fuera el responsable de dialogar con la prensa.

“Hoy pusimos en marcha las dos unidades de Ordeñe Voluntario. Llegamos a esta inversión debido a que el tambo ya estaba muy grande, queríamos darle mejor calidad de vida al personal, y siempre mis padres nos inculcaron a seguir apostando a la lechería, ya que la leche es un producto irremplazable, para un niño y para un adulto. No fue fácil tomar la decisión, decidimos hacer la obra de una sola vez y no por etapas, y ahora ya vemos sus frutos.

 

Estábamos buscando saltar a algo diferente, es un gusto más que nos dimos como familia, ver trabajar esta tecnología es algo maravilloso”, señaló Daniel Fornasero, y agregó: “La obra consta de una estructura de grandes dimensiones y mucha altura para mantener fresco el ambiente, realizado por FNG. También incorporamos camas de goma, que si bien son más caras y nos estamos acostumbrando de a poco, es la que menor mantenimiento requiere. Los robots son muy nobles, funcionan muy bien, se aguantaron las primeras patadas de las vacas ya que todo esto es muy novedoso para ellas. Al segundo o tercer día ya se acostumbran al robot, salvo que aparezca gente ajena a la empresa, dónde se sienten un poco incómodas.

 

Cada robot puede realizar unos 135/140 ordeñes por día, es decir que pueden ordeñar unas 120 vacas un 2,5 veces por día. Las vacas tienen un chip en las orejas y un collar de actividad, no obstante tienen un circuito marcado, arrancan en la calle de comida con el alimento, sin agua, de ahí se dirigen a descansar a las camas dónde tienen agua y una puerta de paso, que se activa en caso que quieran volver a comer, siempre que estén fuera del horario de ordeñe.

Inclusive los equipos de ordeñe tienen una pequeña dosis de balanceado que incentiva a las vacas”.  El joven tambero también hizo una radiografía del establecimiento: “Dentro del mismo campo tenemos otro tambo tradicional  de 14 bajadas con unas 400 vacas en ordeñe, de dónde se van a sacar algunas para completar las 120 vacas que utilizaremos con los dos robots. Hace muchos años que trabajamos fuertemente en la reserva forrajera, si bien seguimos siendo pastoriles en gran parte del año. Esta zona es netamente tambera, solo hacemos agricultura para darle valor agregado a la leche”. Finalmente, la crisis de SanCor no pasa desapercibida ya que muchas instalaciones están pintadas  con los emblemáticos colores de la cooperativa. “Fuimos entregadores y socios de SanCor, estamos muy dolidos con lo que pasó con la empresa, siempre nos inculcaron el sistema cooperativo, que es muy bueno, pero llegamos a un punto límite dónde debimos dejar de pensar con el corazón y pensar con el bolsillo, porque había que cumplir con nuestros colaboradores y proveedores. Hoy entregamos a Tregar (SF) unos 10 mil litros/día”.

 

Estructura de primer nivel

 

Por su parte, Norberto Garrone de FNG, expresó a nuestro medio: “Esto es el futuro, si bien no es tan sencillo sumar semejante tecnología, la automatización es lo que se viene. Nosotros estuvimos a cargo de la parte estructural, hicimos una obra de alma llena calculada con software, de 30 mts ancho por 86 mts de largo con una altura de 7.50 mts en la parte central y 4 mts en los laterales, tal cual nos pidió la empresa DeLaval, de acuerdo a la cantidad de animales que van a estar aquí. La obra nos llevó cerca de 120 días, porque se conjugan muchas variables, la parte de hormigón, la automatización, y la parte estructural. Pusimos chapas transparentes en algunos sectores, que permiten el ahorro de energía. Hay que decir que este tipo de estructuras funcionan muy bien para los patios de comida”, puntualizó Garrone.

 

Robots de ordeño DeLaval

 

“Hay ideas que cambian la historia, la robotización en los tambos es una de ellas”, apuntó a nuestro medio Juan Omar Sola, titular de Casa del Tambo, empresa de Brinkmann que le vendió al a la familia Fornasero el equipamiento  provisto por la firrna DeLaval.

 

“Llevo 43 años relacionado con la provisión de insumos y equipos para tambos. Cuando comencé se producía un cambio importante en los tambos, con la aparición del ordeño mecanizado. Pasó mucha agua debajo del puente, y hoy en nuestra zona ya funcionan dos robots de ordeño en un sistema confinado. Fue un desafío inmenso, porque apostamos a la última tecnología mundial disponible en lo que respecta a ordeño de vacas. Y el Sr. Oscar Fornasero y su familia son los primeros en el país en utilizar esta tecnología”, manifestó Sola.

 

La instalación, puesta en marcha, y asesoramiento, estuvo a cargo de la empresa DeLaval  y Casa del Tambo. También se contó con el aporte de empresas del rubro de la construcción que bajo la planimetría y supervisión de las firmas mencionadas, estuvieron a cargo del armado del Free Stall y de las dependencias de maquinarias varias. Las instalaciones fueron diseñadas para lograr el máximo confort de las vacas en ordeño, permitiéndoles expresar su potencial  lechero.

 

Al respecto el empresario de Brinkmann agregó: “Casa del Tambo  se preparó para la instalación y atención de estos sistemas incorporando profesionales y técnicos. Contamos con el respaldo del Dpto. de grandes proyectos de la empresa DeLaval, líder en provisión de soluciones para tambo”.

 

Cabe destacar que DeLaval tiene en funcionamiento en 40 países más de 13.000 VMS (Sistema de Ordeño Voluntario). En Latinoamérica se destacan Chile, Brasil, México y ahora Argentina. Precisamente en Chile está el mayor tambo del mundo con ordeño robotizado. Agrícola Ancali cuenta con 64 VMS para ordeñar todos los días del año a más de 3.500 vacas.



Tags: ,